¿Cómo elegir y decorar la cuna del bebé?


Mientras esperas la llegada de tu bebé hay mucho por hacer, así que es buen momento para dar total libertad a tu lado más creativo y sensible, verás que este momento de tu maternidad es uno de las más inspiradores para cualquier idea que te propongas… Y qué mejor si es para compartirla con tu bebé.

El decorado de la cuna es uno de los preparativos que más disfrutarás en tu embarazo, porque se trata de imprimirle tu toque personal al espacio más íntimo del bebé. La cuna es un mueble básico a tener listo desde antes del nacimiento, dado que tu pequeño pasará mucho tiempo ahí.

Querrás que se sienta cómodo y tú también te sentirás feliz si logras hacerle mucho más bonito y placentero su espacio del sueño.

Elegir el tipo de cuna

Comencemos con una primera decisión fundamental y muy práctica: qué tipo de cuna elegirán. Se recomienda que los recién nacidos duerman en pequeñas cunas portátiles o moisés, que por su forma cóncava, más segura, y su tamaño pequeño, pueden acomodarse muy cerca de la cama de los papás.

Por lo general a partir de los 6 meses, los bebés dejan el moisés para pasar a una cuna aparte, y allí las modalidades son muy variadas. Desde la tradicional, que es una pequeña cama tipo cesta, con rejillas de madera.  Otras son convertibles, cambian su forma para usarse como cama cuando el bebé crece.

También están las cunas funcionales que además del espacio para dormir, tienen cajones y cambiador. Hay otras opciones más ligeras como las practicunas, minicunas o las plegables.

Si dispones de una habitación más amplia podría interesarte una cuna suspendida, balancín o tipo hamaca; y no olvides que también existen cunas de viaje, bastante prácticas si son una familia acostumbrada a salir o visitar familia fuera con frecuencia.

Lo importante es que armes muy bien la cuna y no dejes ninguna pieza suelta. 

Leer: Cómo crear el ambiente ideal en el cuarto del bebé

La decoración de la cuna

Una vez que elijas la que tu bebé utilizará, viene el momento de decorarla. No olvides que el principal objetivo de la cuna es que tu bebé duerma cómodamente y seguro, así que mientras no alteres su funcionalidad, tienes una gran libertad creativa, pero recuerda que esta debe tener los menos objetos posibles. 

Recuerda que los barrotes de la mayoría de las cunas estándar están diseñados para proteger, la distancia ideal entre ellos es de entre 4.5 y 6.5 centímetros (de acuerdo a la norma europea vigente); evita modificar la distancia y disposición de estas medidas de seguridad.

Los colores de la cuna del bebé

La cuna será el espacio personal de tu bebé, así que debe disfrutarlo y sentirse en paz. Al igual que en la pintura de las paredes, opta por los tonos suaves y claros, que favorecen emociones tranquilas.

¿Cómo jugar con el color de la cuna? Existen muchas opciones: piensa en el color de sus sábanas y cobijas. Si aún no sabes si será niña o niño, elige colores neutros en tonos pastel, por ejemplo de amarillo, beige, marrón, caqui, marfil, azul grisáceo o turquesa.

Puedes combinar algunos detalles con las sabanitas blancas, que te ayudarán a iluminar el espacio en que dormirá tu bebé. Lo más importante, además de que te gusten, es que sean muy seguras y se ajusten perfectamente al colchón, ya que la ropa de cama de bebé no puede estar holgada. 

Importante: para su ropita de cama, y los adornos de tela que elijas poner, opta por telas de algodón orgánico, que además de ser más duraderas, repelen ácaros, polvo y bacterias. ¡No te limites!, mientras tu bebé concilia el sueño en su cuna, o al momento de despertar, mirará hacia arriba, así que los adornos sobre la cuna también son parte importante del decorado. 

Si no te convencen los móviles con figuras, música y lámparitas de luz indirecta, también puedes hacer tú misma algunos dibujos o letras sobre la parte alta de la camita o incluso en la pared o el techo, cerca a su cuna. Hazlo sentirse acompañado y estimula su atención con algunas formas sencillas y agradables.

Pero recuerda: nada que pueda alcanzar y que esté muy bien asegurado para que no haya peligro. 

Letreros y otros accesorios de decoración para bebés

La ley de oro es evitar todo lo resulte “pesado” o “saturado” si resta luz y espacio para la tranquilidad del bebé.

Por lo demás, ¡atrévete a darle a tu bebé un espacio armonioso personalizado! ¿Tienes inquietudes artísticas? Usa las paredes como lienzos para complementar la decoración de la habitación del bebé y “darle vida” a su espacio, por ejemplo, dibujando algunas siluetas de animales, estrellas fugaces, nubes o algún elemento sencillo y bonito alrededor de su cuna.

Si quieres agregar más texturas, averigua modalidades de telas para lograr algunos efectos. Importante: evita invadir el espacio sobre el que dormirá tu pequeño. 

Lo más importante es que tu bebé duerma en un lugar cómodo y agradable, donde sienta confianza y curiosidad. Mientras llega el momento, imagina, ¿qué disfrutará tener en su cuna todas las noches?



Liquid error: include usage is not allowed in this context