Cómo crear el ambiente ideal en la habitación del bebé


Cuando un nuevo integrante de la familia está en camino, hay muchas dudas y cosas que hacer. Uno de los preparativos que más inquietudes causa es cómo preparar el cuarto donde dormirá el bebé.

Si no sabes cómo acondicionarlo para darle más comodidad y seguridad a tu pequeño, aquí te damos unos tips fáciles para tener en cuenta. 

Los bebés requieren de muchos cuidados, y tener un cuarto bien acondicionado es indispensable. Quizá lo primero que pienses sea en la decoración, pero hay otros detalles importantes: temperatura, humedad, iluminación, ventilación, uso del espacio y materiales que debes evitar, por ejemplo. Toma nota de los básicos mientras estás armando la recámara de tu retoño.

La temperatura ideal para el cuarto del bebé

El clima en la habitación del bebé es uno de los temas más importantes. En sus primeros días ya en casa, lo ideal será mantener una temperatura menor a 25 °C, así lo sugiere la Organización Mundial de la Salud para quirófanos y salas de labor y recién nacidos. En poco tiempo, el bebé se adaptará, y luego la temperatura de su recámara podrá oscilar entre 21 y 25 °C.

Instalar aire acondicionado, ventiladores o calefacción no siempre es lo más adecuado, pues su uso seca el ambiente. La humedad también es importante para que tu bebé esté cómodo y, lo más importante, sano. Lo ideal es que la habitación tenga una humedad de entre el 30% y 50%. Aquí te ayudará tener un recipiente con agua o un humidificador; incluso hay monitores de bebé que ya lo incluyen.

Pero recuerda: pregunta siempre a tu pediatra qué es lo mejor para tu pequeño. 

La mejor luz para la recámara del recién nacido

La luz en la recámara también es importante. En las primeras semanas, dormirá la mayor parte del día pero con el tiempo tener una buena distribución de la iluminación le ayudará a reconocer el día y la noche. Lo mejor es dejar la cuna lejos de ventanas por donde entre el sol y confirmar que la recámara se oscurezca completamente por la noche.

Para la luz artificial, recuerda que necesitarás cuidar aquella que es directa e indirecta. Para la luz directa del techo, lo básico es evitar fluorescencias y elegir mejor luz cálida (¡ideal si consigues bombillas ecológicas! Que además de tener un estándar de calidad mejor, ahorran energía).

Consigue una bonita lámpara de mesa o de cuna, que puedas graduar y te permita maniobrar los cuidados de noche sin alterar bruscamente la iluminación de la recámara.

¡Importante! Asegúrate de que la lamparita sea de focos de bajo consumo que no se calienten, y si es lámpara de repisa, que no esté al alcance del bebé, donde pudiera tirarla o moverla al agitar manitas o piernas.

Un ambiente limpio y ventilado

Para que tu bebé disfrute de su estancia en la habitación, hay que mantenerlo alejado de sustancias nocivas. Polvo, humedad, humo de tabaco, residuos de ambientadores o productos de limpieza pasan desapercibidos para nosotros pero no para los pequeños. Para proteger a tu bebé, bastará con ventilar el cuarto todos los días, al menos durante 5 minutos.

La decoración 

Finalmente (y no menos importante), viene la decoración. No abuses de los detalles, pues tu bebé será más feliz si tiene mucho espacio para moverse... además, evitarás la acumulación de polvo. Si notas que ya se amontonaron muchos juguetes u otros objetos, un baúl te ayudará a mantener el espacio despejado. Así podrá gatear o dar sus primeros pasos con más seguridad.

También es importante evitar los tapetes demasiado afelpados o alfombras, ya que acumulan ácaros; si tu casa tiene alfombra, recuerda limpiar con aspiradora al menos cada 3 o 4 días.

Ya tienes todos los detalles básicos para el ambiente ideal del cuarto para tu bebé. Aún falta la parte más divertida que será adornarlo. ¿Qué colores quieres que vea todos los días? ¿Qué texturas quieres que toque? Disfruta mientras lo planeas, busca ideas inspiradoras para aprovechar la distribución del espacio y personalizar el lugar de tu bebé.

¡Mira aquí algunas ideas para decorar el cuarto del bebé!



Liquid error: include usage is not allowed in this context